Coronavirus: El fin de la grieta?

  • Por Gustavo Romans -
  • Publicado el 25/03/2020

“La Foto”. Alberto Fernández (Presidente de la Nación), Horacio Rodríguez Larreta (Jefe de Gobierno de la CABA), Axel Kicillof (Gobernador de la provincia de Buenos Aires). Símbolo del final de la grieta?
La pandemia Coronavirus (COVID-19), que se abalanza sobre 185 países con más de 400.000 infectados y 17100 víctimas fatales, no parece tener barreras. Argentina no está al margen y con 301 infectados y cinco víctimas se suma a la luctuosa lista de naciones donde el virus ingresó.

Frente a la crisis sanitaria mundial, en un complejo contexto económico, social y lo político, el Gobierno Nacional liderado por Alberto Fernández, intenta transitar estos primeros 104 días de gobierno con muchos obstáculos. Apenas si logró frenar aumentos, e implementar medidas para paliar una crisis grave, que de pronto se desata la pandemia que sin dudas va a complejizar todo.

Aún así, desde lo estrictamente político, Fernández está demostrando un liderazgo que muchos no esperaban. A pesar de las enormes dificultades, se han tomado decisiones, se ha compartido y dialogado con la oposición y se han incorporado a las consultas, especialistas de distintos rubros. 

Frente al Coronavirus, la posición de Alberto Fernández ha sido correcta. Escuchar a los sanitaristas, no esperar como Italia o España y tomar decisiones no muy simpáticas pero necesarias. Ha conformado un comité de crisis donde participan los gobernadores de todas las provincias y sus respectivos ministerios de salud, sin detenerse a pensar el color político de cada uno. La inclusión del Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodríguez Larreta (uno de los referentes más importantes de la oposición) el pasado domingo en la Quinta Presidencial de Olivos, junto a un gabinete ampliado y especialistas, no deja dudas sobre la colocación de Alberto Fernández frente a este tipo de problemática. 

Podría decirce que es corriente que se comporte así frente a tamaño problema. Es verdad. Pero también es verdad que no es frecuente en Argentina, que de verdad, más que para un movimiento marketinero, un Presidente se despoje de egocentrismos y demuestre liderazgo por su visión amplia, más que por liturgia o marketing. 

El Coronavirus podría ser un disparador para cerrar la grieta que, sabemos íntimamente, algunos abrieron en su propio beneficio. Alberto Fernández parece saber que, pese a este grave momento, tiene la posibilidad de resolver esa división, ampliando, consensuando y dialogando, en lugar de encapsularse entre fanáticos o creativos de agencias. Paradójicamente, este virus que tiene en vilo al mundo, actuaría como una vacuna ante esa grieta tan animada por muchos. Un paso hacia la nueva forma de gestionar y de jerarquizar la política.

Los primeros 104 días de gobierno de Alberto Fernández están cruzados por esta enmarañada realidad. Quizá apenas tengamos registro de estos pequeños detalles que están dándole identidad a un Presidente que algunos creían un títere.

Escribe: Gustavo Romans especial para Agenda 365